top of page

Conocer tu identidad

Confieso que a veces, me siento un poco confusa por la cantidad de papel que gasto. Agradecida a los árboles y la consciencia del ser humano por reciclar y cuidar de quien nos lo proporciona todo, la naturaleza.


¿Cuánto te gusta escribir a ti?


Siendo una enamorada del Mundo Digital por todas sus posibilidades, sigo usando el papel para "casi" todo y ,sobre todo, como canalización de mi creatividad.

Es ver un folio en blanco y entrarme unas ganas locas de soltar.

Soltar y liberar, en letras, imágenes o colores, aquello que llevo dentro y que conecta conmigo. Me atrevo a decir que es para mí una manera de meditar, o al menos, me ayuda a llegar a lo que esto significa para mí. Encontrar mi identidad.


Para ello evito distracciones.


¿Tienes identificados tus ladrones de creatividad?


En una sociedad llena de ruido y de "hacer", resulta complejo saber quien eres tú.

Para evitar mis distracciones, sobre todo cuando escribo para conectar conmigo, acudo a mi mejor aliado, el silencio. Ahora ya sé que, para escucharme a mí, no puedo estar escuchando a otros, ni siquiera a través de la música que tanto me gusta y tan terapéutica me resulta en otros momentos.


Con frecuencia me encuentro con personas y son muchas personas las que creen que estar parado o en silencio no les proporciona un beneficio. Se consideran personas activas y en búsqueda continua del movimiento. Sin embargo me pregunto ¿Está reñida la quietud con ser una persona con ganas de hacer cosas, conocer y evolucionar? Pues yo creo que no.


¿Dónde estás poniendo tu atención?


Simone Weil, filósofa del siglo XX dijo algo así como "no hay arma más eficaz que la atención".

Leer esto me llevó a volver a cuestionarme dónde estoy poniendo yo la mía. Si lo hacemos continuamente hacia el exterior, en redes, en el teléfono, en un curso tras otro, en ruido y más ruido, habitando la infoxicación, ¿Cuándo ponemos atención hacia dentro?


Pablo D'Ors, sacerdote, escritor y fundador de la red de meditadores Amigos del Desierto dice:

"Cuando buscamos es que solemos rechazar lo que tenemos. Toda búsqueda auténtica acaba por remitirnos adonde estábamos. El dedo que señala termina por darse la vuelta y apuntarnos"


No es mi objetivo ponerme filosófica, pero sí recoger esas grandes reflexiones para traérnoslas a nuestro camino emprendedor, de modo que cuando queramos crear nuestra identidad o marca personal lo hagamos desde nuestra esencia. De no ser así, podemos encontrarnos con la frustración de estar construyendo algo que realmente no es nuestro ni está alineado con nuestros valores. Si esto ocurre, hay muchas posibilidades de que pronto se desmonte. Bien por agotamiento ante la incoherencia o por bloqueo.


El exterior nos ayuda a generar ideas, a complementar lo que queremos, a poner perspectiva y materializar conceptos. Sin embargo, cuando de conectar con nosotros se trata, es importante observar hacia dentro. A veces hay que ser valiente para dedicarnos atención y escucharnos.


Qué hace que desaparezca mi creatividad


Son muchos factores los que nos afectan ante nuestro mundo creativo. Si ya de por sí la creatividad es un mundo en sí misma, cada cual tiene el suyo. Sin embargo me gustaría recoger algo común percibido hasta ahora.


En mis ratos de ocio, antes de emprender, disfrutaba con mi creatividad, lo curioso es que yo no le ponía este nombre ni lo asociaba a nada, tan sólo disfrutaba. Ahí creo que está la clave.

Disfrutaba pintar mis paredes, crear mis espacios acogedores, cocinar nuevas recetas, preparar un evento entre amigos, bailar sin miedo y bailar de todo.

Cuando lo haces para ti, cuando no te sientes juzgado porque no buscas el reconocimiento externo, entonces VIVES.


¿Pero qué pasa cuando emprendes?

Cuando ofreces un servicio con el que ayudar a otras personas, de alguna manera necesitas exponerte. Quizás ahí empieces a sentir que tu creatividad hace bomba de humo.


El miedo a ser juzgada, a sentir que nadie conecta con lo que ofreces, a restar valor a tu servicio, porque al compararte, todo lo que tú haces te parece poco. ¿Te suena?


Mentalidad emprendedora


De nuevo un concepto muy amplio, que también recoge esos miedos que aparecen cuando queremos lanzar nuestras ideas al exterior.


Si no construimos unos pilares fuertes en torno a nuestra identidad, es muy posible que, la confianza que sentimos hacia nosotras mismas sea equivalente a la que se perciba fuera. Nuestra mentalidad es la base de todo.


¿Cómo quieres que sea la tuya?

Quizás necesites mirar más hacia dentro para, primero, encontrarte contigo. De ese modo, crearás un proyecto en coherencia contigo. No conectarás con todo el mundo, pero sí con quien te necesite a ti.


Espero que este breve artículo te ayude a reflexionar, sobre todo a parar.

¿Te has dado cuenta de algo? Me encantaría leerte en comentarios o que me hagas llegar tu opinión.


Un fuerte abrazo,

Inma




20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page